FacebookTwitterf5 3RSSGoogle+

Herbolarios Doemi

Cuidándote desde 1975

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.33 (3 Votos)

blog steviaHoy hablamos de la Stevia Rebaudiana Bertoni, un arbusto que suele alcanzar los 80 centímetros, de hoja peremne y emparentado con los crisantemos. Hasta no hace mucho tiempo, su uso era completamente desconocido en España y Europa. De hecho, los indios guaraní ya consumían stevia antes de la llegada de los españoles a América, pues es en la cordillera de Amambay (Paraguay-Brasil) donde crece la denominada “hierba dulce”.

Otro hecho que lleva a pensar en la Stevia como el edulcorante más antiguo que se conoce, es que la tradición asocia esta planta a la yerba mate, pues ambas crecen en la misma zona geográfica. A lo largo de los siglos, en estos pueblos, la Stevia se ha empleado para endulzar la popular infusión. En cambio, China ocupa, en la actualidad, el primer lugar del mundo en el ranking de producción y consumo de Stevia, concentrando el 85% de los cultivos. Le sigue Japón, donde conocen en profundidad los beneficios de sus hojas.

Tal y cómo sucede con la sacarina, el extracto de Stevia puede ser un sustituto del azúcar.

¿Qué beneficios nos aporta la Stevia?

Según la Asociación Española de Stevia Rebaudiana, cuyo objetivo es la difusión de la Stevia a través del conocimiento de sus propiedades curativas y edulcorantes naturales, existe un estudio de la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Taipe (Taiwán) que concluye que la stevia actúa como hipotensor y carditónico, pues regula la tensión arterial y los latidos del corazón. La Stevia es también vasodilatadora.

Entre sus beneficios destaca el poder antioxidante, incluso siete veces superior al té verde; actúa como bactericida contra la caries dental; combate hongos como la Cándida Albicans causante de la vaginitis; utilizada como diurético suave contribuye a reducir el ácido úrico; sus efectos son beneficiosos en la absorción de grasas y para facilitar la digestión; disminuye la fatiga y la ansiedad; mejora la resistencia frente a gripes y resfriados; y finalmente es un cicatrizante aplicado en quemaduras, heridas, etc...

La Stevia no aporta calorías a nuestra dieta diaria y es el edulcorante cada vez más utilizado por personas diabéticas y aquellas sometidas a un programa de control de peso. Su consumo es variado (hoja seca en polvo, líquido concentrado verde, líquido concentrado blanco). La intensidad de sabor varía en cada caso, pero en términos generales la Stevia es más dulce que el azúcar. Por eso es importante saber dosificar la cantidad requerida según el destino final (infusión, leche, repostería...). También hay que considerar que la concentración de glucósido depende de del tipo de Stevia. Así, la variedad criolla y la morita pueden alcanzar un 12%, mientras que la eirete un 18%.

Una planta medicinal

El consumo de Stevia se ha extendido también como planta medicinal. Sus hojas contienen los principios activos con propiedades terapéuticas, entre las que figura la acción hipoglicémica en el caso de personas con diabetes de tipo 2, no dependientes de la insulina. Así lo determina un estudio del departamento de Endocrinología y Metabolismo del Hospital Universitario a Aarthus (Dinamarca). La Stevia actúa sobre las células beta del páncreas estimulando la producción de insulina de forma natural. Ahora están en marcha otras investigaciones encaminadas a conocer los efectos de la Stevia en la diabetes tipo 1, insulina dependiente.