FacebookTwitterf5 3RSSGoogle+

Herbolarios Doemi

Cuidándote desde 1975

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.06 (9 Votos)

cardo mariano web

Uno de los órganos más importantes para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo es el hígado. El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo, es de vital importancia para nuestra salud, ya que lleva a cabo una larga lista de tareas de las cuales dependen muchas funciones del cuerpo. Entre estas tareas se encuentra la importante labor de filtrar la sangre, depurar hormonas, toxinas,

sustancias químicas, gérmenes, alérgenos, medicamentos, etc.

El hígado también realiza la función de mantener los niveles de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, vitaminas y hormonas, además de que ayuda a utilizar los nutrientes de los alimentos, aprovechando y reciclando algunas sustancias imprescindibles como el hierro, incluso participa en el adecuado funcionamiento del sistema inmunológico.

 

Hay muchas formas de cuidar al hígado, mantenerlo joven y sanarlo de forma natural. Una dieta baja en grasas y productos de procedencia animal, evitar alcohol y procesados, refinados (azucares, harinas, pastas, etc.), así como establecer los periodos de descanso adecuados, bajos niveles de estrés y realizar ejercicio de manera regular, son algunas claves para mantenerlo fuerte en todas las etapas de la vida.

Tras estas fechas de reuniones familiares, comidas de empresa, cenas con amigos, celebraciones etc. Casi todos nosotros hemos cometido algún exceso que hace que nuestro cuerpo acumule toxinas y algunos de nuestros órganos tengan una sobrecarga de trabajo. No suele ser un problema siempre y cuando volvamos a nuestras rutinas, llevemos una alimentación adecuada y practiquemos ejercicio de forma regular. Aun así,   podemos ayudarnos de algunas plantas y suplementos que faciliten a nuestro cuerpo en la tarea de detoxificación. Existen hierbas medicinales que ayudan a estimular la capacidad auto-curativa del cuerpo sin debilitarlo.

La variedad de suplementos que existen es muy amplia, hoy hablaremos en concreto de tres plantas que favorecen la salud de nuestro hígado y por tanto la de todo nuestro cuerpo. Una de las recomendaciones es que estas infusiones no se tomen con las comidas, debido a que pueden obstruir la correcta absorción de hierro de los alimentos. Lo ideal es tomarla en ayunas, antes de acostarse o  que haya pasado al menos media hora tras la comida.

CARDO MARIANO: uno de los mejores remedios para el hígado (conocido como guardián del hígado), puedes beneficiarte de esta hierba en ensaladas (cruda y tierna) o en infusión. Ayuda a sanar hígado y vesícula, desintoxica, protege y reduce inflamaciones del hígado, además de ayudarlo a reparar tejidos dañados y eliminar sustancias nocivas. Cuando el hígado no elimina o neutraliza sustancias dañinas el hígado se daña y deteriora. El cardo mariano previene y ayuda al hígado a eliminar estas sustancias además de que lo protege contra sus agresiones, resguarda al hígado de drogas, alcohol, hongos venenosos, sustancias perjudiciales, etc., ayuda a eliminar exceso de hierro. Además, es un potente antioxidante  y estimula sus funciones vitales. 

DIENTE DE LEÓN: un fuerte depurador sanguíneo, ideal para descongestionar el hígado, un tónico general para el cuerpo con propiedades antiinflamatorias, laxantes y reparadoras. Es un tónico amargo y vesicular. Consume esta planta en ensaladas frescas o en polvo (mezclado con zumos) o infusión, preferiblemente 30 minutos después de las comidas.

ALCACHOFA: tónico amargo con propiedades protectoras y regenerativas del hígado, depura la sangre y ayuda a mejorar las digestiones, combatir urticaria, alergias, acidez, gases, mejorar los mareos y vértigos, fatiga cuya causa se desconoce, hinchazón abdominal, etc., síntomas de un hígado en mal funcionamiento. Esta planta es excelente para bajar de peso y eliminar el colesterol “malo”, así como para purificar la sangre. Además, posee propiedades que estimulan la producción de bilis y drena la vesícula, por lo que previene y combate la formación de piedras vesiculares. La mejor forma de consumir la alcachofa es comerla en ensaladas, bien limpia y cocinada con un poco de sal. Se debe rascar la carne con los dientes directamente de la hoja. Además, te puedes preparar una infusión con hojas de alcachofa, hirviendo en una taza de agua 10 hojas de alcachofa.

Para obtener mejores resultados de estas y otras plantas amargas, ideales para el hígado, es importante no endulzarlas, ya que cualquier tipo de azúcar haría que disminuyeran sus propiedades. En general, debe evitarse el azúcar en nuestra dieta ya que es una de esas sustancias que sobrecargan el hígado.

Si deseas información sobre estas plantas y otros remedios naturales para ayudar a tu hígado a recuperarse tras las navidades, así como mantener su salud durante todo el año, puedes acudir a cualquiera de nuestros centros, nuestro equipo de profesionales estará encantado de asesorarte y recomendarte el producto que mejor se adecúe a tus necesidades.