En este momento estás viendo Beneficios y Propiedades del Hierro

Beneficios y Propiedades del Hierro

El hierro es un mineral necesario para el crecimiento y el desarrollo del cuerpo. Es el oligoelemento más abundante del organismo, es un componente de la hemoglobina responsable del trasporte del oxígeno de los pulmones a las distintas partes del cuerpo. El hierro también es esencial en la elaboración de hormonas y los tejidos conectivos.

Funciones del hierro en el organismo

Sin dudas el hierro es sinónimo de fuerza. No es casual, ya que es el componente principal de la hemoglobina, la sustancia que forma los glóbulos rojos.  Así es como el hierro nos llena de energía:

  • Fijar el oxígeno en las células sanguíneas. Así, el oxígeno se transporta  hacia todos los órganos.
  • Se encuentra dentro de la mioglobina, encargada que almacena oxígeno para el funcionamiento de los músculos.
  • Forma parte de la estructura de elementos que participan en el metabolismo, por ejemplo la síntesis del ADN.
  • Participa en la producción de la dopamina, llamada “la hormona de la felicidad”, y la adrenalina, que permite controlar el estrés.
  • Fortalece el sistema inmunológico, la piel, el cabello y las uñas. Actualmente se estudia su papel en la cicatrización de heridas.
  • Participa en varios procesos fisiológicos vitales, como la regulación del crecimiento, por eso los niños necesitan más hierro. También las mujeres embarazadas, para un buen desarrollo del feto y porque necesitan aumentar el volumen de sangre en el organismo.

¿Qué pasa si no consumo suficiente hierro?

A corto plazo, el consumo insuficiente de hierro no muestra síntomas evidentes. El cuerpo utiliza el hierro almacenado en los músculos, el hígado, el bazo y la médula ósea. Pero cuando los niveles de hierro almacenados en el cuerpo disminuyen, se produce la anemia por deficiencia de hierro. Los glóbulos rojos se achican y contienen menos hemoglobina. Como resultado, la sangre transporta menos oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

Los síntomas de anemia por deficiencia de hierro (conocida como “anemia ferropénica”) incluyen el cansancio y la falta de energía, trastornos intestinales, falta de memoria y concentración, y disminución de la habilidad de combatir gérmenes e infecciones o de controlar la temperatura del cuerpo. Los bebés y los niños con anemia ferropénica pueden desarrollar dificultades de aprendizaje.

La deficiencia de hierro no es común en los Estados Unidos. Pero es posible que ocurra en las personas que no comen carnes, aves o marisco; que sufren pérdida de sangre, trastornos intestinales que interfieren con la absorción de nutrientes o que llevan una dieta malsana.

¿Cuáles son algunos de los efectos del hierro en la salud?

Los científicos estudian el hierro para determinar cómo afecta a la salud. La función más importante del hierro es la prevención de la anemia ferropénica y los problemas que esta causa.

Mujeres embarazadas

Durante el embarazo, aumenta la cantidad de sangre en el cuerpo de la mujer, lo cual significa que necesita más hierro para ella y el bebé en crecimiento. La insuficiencia de hierro durante el embarazo aumenta el riesgo de anemia ferropénica y el riesgo de que el bebé tenga bajo peso al nacer, nazca prematuramente y tenga bajos niveles de hierro. El consumo de muy poco hierro durante el embarazo también puede dañar el desarrollo cerebral del bebé.

Las mujeres embarazadas o que amamantan deben tomar un suplemento de hierro según la recomendación de su obstetra o el profesional médico que la atienda.

Bebés y niños hasta los 2 años

La anemia ferropénica infantil puede causar retrasos en el desarrollo psicológico, aislamiento social, y disminución de la capacidad de prestar atención. Entre los 6 y 9 meses, los bebés nacidos a término podrían tener carencia de hierro a menos que consuman alimentos sólidos fortificados con hierro o leche artificial fortificada con hierro.

Anemia a causa de enfermedad crónica

Algunas enfermedades crónicas como la artritis reumatoidea, la enfermedad inflamatoria intestinal y algunos tipos de cáncer pueden interferir con la capacidad del utilizar el hierro almacenado en el cuerpo. Consumir más hierro de alimentos o suplementos no suele reducir la anemia a causa de enfermedades crónicas porque el hierro es desviado del flujo sanguíneo hacia los sitios de almacenamiento. La terapia principal para la anemia a causa de enfermedad crónica es el tratamiento de la enfermedad causante.

Deficiencia y exceso de hierro

La falta de hierro en la dieta no suele ser algo frecuente, puesto que son varios los alimentos que presentan este mineral en sus atributos. Sin embargo, las personas que no suelen tomar en su dieta carne o pescado pueden presentar déficit de este mineral.

La principal consecuencia derivada de la falta de hierro es la anemia. Ésta se produce cuando el cuerpo agota el hierro contenido en algunos de sus órganos como los músculos o el hígado. Los glóbulos rojos comienzan a reducir su tamaño provocando que la sangre transporte menos oxígeno desde los pulmones. Esto puede provocar cansancio, trastornos intestinales, falta de memoria, o mayor facilidad para contraer infecciones.

Las mujeres embarazadas tienen que tener especial precaución, pues al aumentar la cantidad necesaria de sangre en su cuerpo han de consumir más hierro del habitual para hacer frente a estas cantidades. De lo contrario, el bebé podría nacer con menos peso o de forma prematura, e incluso frenar su desarrollo cerebral.

Por otra parte, el consumo excesivo de hierro también puede tener consecuencias graves. Una toma más alta de lo normal puede causar malestar gástrico, estreñimiento o vómitos, pero una ingesta excesivamente alta puede llegar a causar fallos en el funcionamiento de diversos órganos.

La acumulación de hierro en el organismo también puede deberse a la hemocromatosis, una enfermedad hereditaria que puede perjudicar a determinados órganos como el hígado y el páncreas si no se trata.

Cambios en la dieta por una que contenga menos hierro o la extracción de sangre suelen ser los métodos más frecuentes para los afectados por esta enfermedad.

Se puede saber cuánto hierro tenemos en la sangre sometiéndose a un análisis de sangre y además determinar la ferritina, sirve como indicador para saber la cantidad de hierro que hay en los depósitos del cuerpo.

Cómo aprovechar los beneficios del Hierro

Hay dos tipos de hierro en los alimentos: hemo y no hemo. El hierro hemo se encuentra en los alimentos de origen animal. El hierro no hemo, en los vegetales. Los alimentos más ricos en hierro son las carnes rojas, vísceras y mariscos.

Para aprovechar plenamente los beneficios del hierro es necesario incorporarlo al organismo en las cantidades adecuadas pero también combinar y cocer los alimentos de manera de favorecer la máxima absorción.

De hecho, el hierro hemo es de asimilación más fácil y rápida y en mayor proporción. Por ejemplo, el organismo puede asimilar hasta el 25% del hierro presente en alimentos cárnicos, y solo el 5% del que se encuentra en los vegetales.

Es interesante observar que los alimentos que aumentan la absorción de hierro también son beneficiosos para la piel.

Hierro en Suplementos