En este momento estás viendo Aceites Esenciales: ¿Para que sirven?, Tipos de Aceites, y sus propiedad

Aceites Esenciales: ¿Para que sirven?, Tipos de Aceites, y sus propiedad

¿Cuáles son las propiedades de los aceites esenciales?

Los Aceites Esenciales son muy poderosos, si los combinamos son mucho más eficaces. No existe un límite en el número de Aceites Esenciales que se pueden mezclar en una fórmula, pero se recomienda utilizar 3 ó 4 Aceites Esenciales. Lo ideal es unir aceites que tengan la misma Polaridad Energética (Yin o Yang). El tratamiento será más rápido y eficaz.

Por ello debemos tomar una seria de precauciones a la hora de utilizarlos:

  •  La mayoría de los Esenciales no se pueden aplicar directamente sobre la piel
  •  No deben usarse en embarazolactancia y epilepsia.
  •  Evitar en asma, hipertensión y en afección renal.
  •  Evitar el contacto con los ojos y mucosas.
  •  No tomar las esencias por vía oral.
  •  No tomar el sol tras su utilización.
  •  No Aplicar Esenciales en niños menores de 3 Años

La aromaterapia aprovecha las propiedades de los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas, para restablecer el equilibrio y la armonía del cuerpo y de la mente para beneficio de nuestra salud y belleza. Destacamos entre sus propiedades:

  • Analgésica: suavizan el dolor como el incienso y la lavanda.

  • Calmante: mitigando la excitación en el cerebro, aportando calma como la lavanda.

  • Antiinflamatoria: contrarrestan la inflamación como los cítricos: naranja y limón.

  • Estimulante: actúan sobre la digestión, disminuyendo la hinchazón del vientre como  la albahaca y la menta.

  • Regeneradora y cicatrizante: mejoran la regeneración y cicatrización de la piel como el incienso y el geranio.

  • Tonificante: activan la circulación como el ciprés y el romero.

  • Bactericida: tienen la capacidad de destruir gérmenes resistentes.

 

¿Cómo se utilizan los aceites esenciales?

Al ser sustancias muy concentradas, los aceites esenciales siempre han de usarse diluidos en otros elementos como aceites vegetales, agua o arcillas. Existen tres vías diferentes por las que aprovechar los beneficios de los aceites esenciales para nuestro organismo:

  1. Inhalación. Los aromas activan nuestro sistema límbico, el encargado de regular las emociones, la memoria, el hambre y los instintos sexuales. Puedes usar un difusor o añadir unas gotas de agua caliente al aceite para inhalar el vapor. Esta suele ser una de las formas más seguras de hacer uso de los aceites, así que prueba la aromaterapia.
  2. En la piel. La mayor parte de los aceites esenciales no se pueden aplicar directamente sobre la piel, pero algunos, una vez diluidos en otros aceites o agua, ya no resultan perjudiciales al contacto directo con el cuerpo. Sólo los aceites esenciales de lavanda, manzanilla y árbol de té pueden aplicarse directamente sobre la piel. Los aceites esenciales hidratan y nutren en profundidad dejando un tacto aterciopelado sin sensación grasa en la piel. Si quieres regenerar la piel del rostro, puedes aplicar unas gotitas de aceite esencial en la frente, la barbilla, los pómulos y la nariz y extenderlas desde el interior hacia el exterior del rostro con movimientos descendentes. Para el resto del cuerpo, aplicando los aceites esenciales con masajes se estimula la microcirculación, favorece la desaparición de la celulitis, mejorar la elasticidad y la firmeza de la piel y elimina la sensación de piernas pesadas.
  3. Ingeridos. Los aceites esenciales se pueden ingerir en forma de píldoras, aunque en este caso tiene que ser un especialista el que haga la prescripción y la posología.

Tipos de Aceites esenciales

De la Naturaleza podemos obtener multitud de Aceites Esenciales, para vamos a destacar este KIT de Aceites Esenciales:

  • Aceite Esencial de Árbol del Té: Antiséptico, antiinflamatorio, bactericida y cicatrizante. Ideal para combatir el acné y el pie de atleta.
  • Aceite Esencial de Ciprés: Diurético y tónico. Regula el ciclo menstrual. Combate la celulitis y varices. Buen Circulatorio. Alivia la fatiga de pies.
  • Aceite Esencial de Eucalipto: Combate el dolor muscular. Muy útil en infecciones respiratorias. Repelente de mosquitos.
  • Aceite Esencial de Geranio: Excelente para el cuidado de la piel. Tónico Circulatorio. Reafirmante de Busto.
  • Aceite Esencial de Incienso: Antiséptico, expectorante y sedante. Regenerador, antiedad y tónico.
  • Aceite Esencial de Lavanda: Equilibra la piel. Combate los dolores de cabeza y los mareos. Ideal para quemaduras.
  • Aceite Esencial de Limón: Equilibra las pieles grasas y acné. Anticelulítico.
  • Aceite Esencial de Mandarina: Ideal para pieles maduras. Combate retención de líquidos.
  • Aceite Esencial de Menta: Combate el dolor muscular o articular. Excelente remedio para el dolor de pies.
  • Aceite Esencial de Naranja: Tónico, calmante e hidratante. Ayuda a combatir la celulitis.
  • Aceite Esencial de Romero: Combate la artritis y dolores musculares. Estimula la microcirculación.
  • Aceite Esencial de Ylang-Ylang: Regenerador Celular. Ideal para tratamientos de retención de líquidos y anticelulíticos.